logo

10 viajes en México con la persona que amas

Escrito por Daniela Gonzalez

1. Viajar a un nuevo pueblo mágico

VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_1

Hay más de 80 encantadores pueblos mágicos en México. ¿Qué mejor que recorrer pintorescas calles empedradas y conocer un nuevo lugar tomado de la mano de aquel alguien especial? Tepoztlán, Real del Monte, El Oro y muchos, muchos lugares más están esperando su llegada.

2. Recorrer un paisaje con nieve

VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_2 VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_3

Aunque los extranjeros no relacionen México con la nieve, nuestra nación tiene varios lugares donde la blanca y fría espuma del cielo arropa al suelo. Y el frío siempre es una buena excusa para estar más juntitos.
El Nevado de Toluca es un hermoso horizonte, y más cuando los cráteres y las lagunas están espolvoreadas de blanco. El Paso de Cortés y el Parque Nacional Izta-Popo, camino a la ciudad de Puebla, y el Pico de Orizaba en Veracruz son otros lindos horizontes donde la nieve espera para que la hagas una bola y se la lances a tu compañero de viajes en la cara. Romántico, ¿no?

3. Sumergirse en mundos surreales

VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_4

Como en el increíble jardín surrealista de Edward James, en las Pozas de Xilitla en San Luis Potosí.

 

4. Chapotear en un cenote

VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_5

La cristalina y purificante agua de un cenote es el remedio ideal para olvidar todo y concentrarse en ustedes. Y lo mejor es que hay de donde escoger – cubiertos, al aire libre, de aguas frías o tibias, y con distintos tonos de azul. Viajen a Yucatán y elijan aquel que más los enamore.

 

5. Pasear por los coloniales callejones de Guanajuato

VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_6 VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_7

Siendo una de las ciudades más coloridas de México, Guanajuato tiene mucho que ofrecer. Piérdanse en sus callejones, escalen hasta el mirador del Pípila, abrácense de susto en el Museo de las Momias, y sobre todo – unan los labios en el famoso Callejón del Beso.

 

6. Volar por el cielo en globo aerostático

VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_8

La fantástica experiencia de recorrer los cielos se vuelve más especial cuando estás con quien amas. El paisaje que admiren depende de ustedes: pueden ser los Prismas Basálticos y el Corredor de la Montaña en Huasca de Ocampo, Hidalgo, la increíble bahía de Acapulco, los valles de Tequisquiapan, Querétaro, y las pirámides de Teotihuacán.

 

7. Rodearse de mariposas

VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_9 VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_10

Los santuarios de la mariposa monarca en el Estado de México y Michoacán es un espectáculo como ningún otro. La Sierra Chincua y El Rosario están en Michoacán, y La Mesa, Piedra Herrada y el Ejido El Capulín en el Estado de México. Entre noviembre y marzo podrán escuchar el revoloteo de las alas de miles de hermosas mariposas – como un cuento de hadas, pero en vivo y a todo color.

 

8. Atravesar viñedos juntos

VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_11

El recorrer un viñedo tomado de la mano y disfutar una copa de vino (o dos o tres) al atardecer no es algo que solamente puedes hacer en La Toscana o Napa Valley. Exquisitos vinos y fabulosos quesos te esperan en Valle de Guadalupe, en Baja California o en Tequisquiapan, Querétaro. Repletos de hermosos paisajes y maravillosas cavas, se vuelven el escape perfecto para un fin de semana romántico.

 

9. Subirse a un tren

VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_12

Atravesar las Barrancas del Cobre a bordo de El Chepe – mejor conocido como el tren Chihuahua Pacífico, rodeado del increíble paisaje de la Sierra Tarahumara. Desde Los Mochis, Sinaloa, hasta Chihuahua hay ocho estaciones, entre ellas Pueblos Mágicos como El Fuerte o Creel, el lago de Arareco, los valles de los Hongos y de las Ranas, y las barrancas de Urique.

Y disfruta del paisaje que quieras ver – en verano la región se tiñe de verde, y en invierno, con temperaturas cerca de los 0°C, se cubre con un hermoso manto de nieve.

 

10. Escapar a una playa virgen

VyV_Mexico_Viajes_en_Pareja_14

Mejor que una playa privada, es una playa virgen. La arena y el mar se combinan sólo para ustedes dos, rodeados de la exquisita brisa del mar. Puede ser la Bahía Calacuta, en Oaxaca, donde el aislamiento de los servicios y triviales comodidades servirá para acercarlos, o Akumal, en Quintana Roo, con sus cuevas y ríos subterráneos, la Playa Peña Hermosa en Veracruz, con largos paseos a caballo, o Playa Ventura en Guerrero, donde las noches jamás se han visto tan estrelladas.

 

Regresarán a casa con brillo en los ojos y una sonrisa en los labios – y sí, más enamorados que nunca. Eso es lo que logran hacer los viajes.

Si te gustó este artículo, ¡por favor compártelo!

 

loading...


Leave a Reply