logo

La casa de Dr. Seuss en Alaska

Escrito por Daniela Gonzalez

El mundo de Dr. Seuss es, sin duda alguna, un fantástico producto de la imaginación humana. Pero, ¿qué pasaría si sus increíbles casas no existieran sólo en las páginas de los libros como The Cat in the Hat y El Grinch?

Sería algo exactamente como esta extraña casa en Willow, Alaska:

ViajeyViaje_Casa_de_Dr_Seuss_en_Alaska_1

El dueño comenzó construyendo una casa desde la cual se pudieran ver el Parque Nacional Denali y el Monte McKinley. Al haberla edificado después de un incendio, los cortos árboles no causaban estragos para la vista desde su ventana. Pero conforme pasó el tiempo, los árboles se recuperaron y crecieron. Entonces se edificó un segundo piso. Y los árboles continuaron creciendo. Y entonces se edificó un tercer piso. Y los árboles continuaron con su ascenso. Y así sigue la historia, con este ciclo repitiéndose vez tras vez a lo largo de diez años, hasta tener como resultado una casa tan ridículamente alta como el sombrero del famoso gato.

Después de la muerte del dueño, el peculiar hogar estuvo abandonado diez años más, hasta recibir un nuevo dueño y extensas renovaciones. El resultado es una casa parecida a un juego avanzado de Jenga, la cual milagrosamente no se derrumba. Son 12 pisos de altísimo capricho.

A pesar de que la caprichosa casa es una maravilla arquitectónica casi surreal, sigue siendo propiedad privada, por lo que para observarla se debe pasar en automóvil, tren o helicóptero, admirando también el campo del gélido país.

Si aún no nos crees, echa un vistazo a este increíble video con tomas aéreas de la elevadísima edificación.

Quizás, dentro de algunos años, se tengan que volver a construir más pisos… cuando los árboles vuelvan a tapar las ventanas de la gigante y larga construcción, convirtiéndose en un rascacielos digno de los famosos libros.

Si te gustó este artículo, ¡por favor compártelo!

loading...


Leave a Reply