logo

La mejor panadería de Manhattan se esconde en un edificio de oficinas

Escrito por Daniela Gonzalez

Captura de pantalla 2015-04-20 a la(s) 19.36.27

Atrapado adentro de un cubículo. Una computadora gris, una silla gris, una oficina con las paredes pintadas de un sofisticado tono claro. O gris. De repente, un delicioso olor. Un aroma exquisito, una mezcla de mantequilla y harina horneada flota hacia el sentido del olfato, provocando un cerrar de los ojos para apreciar mejor la deliciosa fragancia, dejando que ésta invada los sentidos y provoque una sonrisa, dejando escapar un murmullo de anhelo de los labios, borrando todas las preocupaciones del trabajo.

Captura de pantalla 2015-04-20 a la(s) 19.36.01

Adentro del vestíbulo del edificio ubicado en 220 Church St. en Nueva York, se encuentra Arcade Bakery, una panadería que sabe cómo aliviar cualquier gaje del oficio.

Captura de pantalla 2015-04-20 a la(s) 19.36.36

Roger Gural, el dueño/panadero, participó junto con el grupo de diseño Workstead para darle un uso extremadamente creativo al espacio. Un lugar tan diminuto que podría haber sido usado para un cajero automático o para un pequeño puesto de periódicos, se convirtió en una panadería completa, un santuario del pan horneado. Las mesas salen de la pared, como por arte de magia, generando una despreocupación que logra que las deliciosas preparaciones del panadero se acompañen de una buena leída del periódico del día.

Captura de pantalla 2015-04-20 a la(s) 19.33.57

A pesar de ser pequeña, Arcade Bakery remite a una estación de tren de antaño, elegante y llena de propósito. El ritmo acelerado de Nueva York parece detenerse aquí, donde las visitas prefieren tomarse el tiempo para disfrutar sentados de un delicioso pan y un café en taza, en vez de seguir la costumbre neoyorquina y consumirlos directo de una bolsa de papel y un vaso plastificado mientras se trasladan a otro lado.

Captura de pantalla 2015-04-20 a la(s) 19.36.15

Gural se especializa en los croissants, habiendo trabajdo en las panaderías francesas Bouley y Bouchon, y en las sencillas pizzas al estilo neoyorquino. Crea panes artesanales y repostería de levadura, horneados cada día para asegurar que la frescura y el sabor sean tan genuinos como deliciosos.

 

Tal vez, de haber más lugares así en nuestro ambiente laboral, todos trabajaríamos mucho – pero mucho – más felices.

 

Si te gustó este artículo, ¡por favor compártelo!

loading...


Leave a Reply