logo

Nagoro, la ciudad de los espantapájaros

Escrito por Daniela Gonzalez

Las personas fallecen. Viejos, jóvenes y adultos – a cada uno le llega su momento tarde o temprano. Y quienes permanecemos atrás, nos quedamos por siempre con sus recuerdos. Pero no es así en el pequeño pueblo de Nagoro, en Japón. En este lugar, los muertos se convierten en tétricos espantapájaros.

Hace más de 13 años, Tsukimi Ayano construyó su primer espantapájaros. Una vez que estuvo terminado, se dio cuenta que es parecía a su padre. Entonces hizo más. Y  más. Y más.

ViajeyViaje_Nagoro_4

Hoy, la pequeña aldea de Nagoro está repleta de espantapájaros, representando a quienes han fallecido. Extraños ojos de botón observan sin pausa al visitante desde casas, aulas de clase, establecimientos y otros lugares del pueblo.

Muñecos que esperan en la parada a un autobús que jamás llegará.

Muñecos que están atrapados por siempre en un momento en el tiempo.

Muñecos que Ayano declara como sus hijos.

ViajeyViaje_Nagoro_1 ViajeyViaje_Nagoro_2 ViajeyViaje_Nagoro_3 ViajeyViaje_Nagoro_7 ViajeyViaje_Nagoro_8 ViajeyViaje_Nagoro_9 ViajeyViaje_Nagoro_10 ViajeyViaje_Nagoro_6 ViajeyViaje_Nagoro_5

 

Los escalofríos comienzan cuando uno se da cuenta que todos estos muñecos son personas muertas, por siempre congeladas en el tiempo.

 

 

Para conocer más sobre este lugar, te recomendamos este video:

 

150 pares de ojos observan, sin parpadear, cómo la vida de los demás continúa, mientras que la suya está detenida por siempre…

 

Si te gustó este artículo, ¡por favor compártelo!

loading...


Leave a Reply