logo

No es un espejismo, es el oasis de Yueyaquan

Escrito por Daniela Gonzalez

China es un país de misticismo. De cultura, tradición y sobre todo, misterio. En esta enorme nación se esconde, dentro del Desierto Gobi, una pequeña maravilla que algún viajero extraviado podría haber llegado a confundir con un espejismo.

Captura de pantalla 2015-03-25 a la(s) 15.21.31

Se trata de Yueyaquan, un oasis de más de 2 mil años de antigüedad. Llamado también el Lago Creciente (Yueyaquan en chino), este pequeño paraíso está cerca de Dunhuang. Su forma de media luna fue la razón de su bautizo.

 

Este diminuto refugio había estado desapareciendo por la desertificación. En el año 2006, el gobierno chino comenzó a rescatar este milagro natural, rellenando el manantial con agua dulce para evitar su desaparición. Su clima es tan desértico,  que su verano e invierno sufren temperaturas extremas.

Captura de pantalla 2015-03-25 a la(s) 15.21.25 Captura de pantalla 2015-03-25 a la(s) 15.21.12

Para conocer este increíble lugar, puedes llegar en camello a través de las increíbles dunas. Al lado del lago te espera una impresionante pagoda tradicional, y una calle con pequeños puestos para obtener souvenirs.

Aunque la verdad, el simple hecho de haber llegado aquí, después de atravesar montañas y kilómetros de desierto, te dejará un mejor recuerdo que cualquier souvenir que puedas comprar.

Captura de pantalla 2015-03-25 a la(s) 16.46.20 Captura de pantalla 2015-03-25 a la(s) 15.21.19

Este maravilloso y misterioso lugar te está esperando – lo lleva haciendo durante dos milenios.

 

Si te gustó este artículo, ¡por favor compártelo!

 

loading...


Leave a Reply